Traductores e intérpretes jurados  y servicios de traducción en Alicante

En TRADUSAN ofrecemos una amplia variedad de servicios relacionados con la traducción. Tanto si necesitas una traducción en Alicante como un traductor intérprete jurado o varios traductores jurado en Madrid, en TRADUSAN queremos derribar las fronteras y ofrecer un servicio on-line rápido, sencillo y eficaz donde poder encargar tu traducción con independencia de donde te encuentres:  en España o en cualquier otro país, porque podrás encargar de una forma muy sencilla tu traducción ahora mismo en esta web y la recibirás por email o por correo postal cómodamente a la dirección que nos indiques.

Estamos especializados en traducción jurada con algunas singularidades respecto a las traducciones de otro tipo que queremos aclarar aquí:

 
¿QUÉ ES UNA TRADUCCIÓN JURADA?

Ésta es una pregunta frecuente, ya que mucha gente desconoce las características específicas de una traducción jurada y la responsabilidad que conlleva a todos los niveles para el traductor jurado que se encarga de la misma.

Las traducciones e interpretaciones juradas las realizan los traductores intérpretes jurados nombrados para tal fin por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y tienen carácter oficial. Éstas llevan la firma y el sello del traductor, el cual certifica la fidelidad y exactitud de la traducción o interpretación que realiza. Los organismos oficiales exigen traducciones juradas para cualquier tramitación con documentos en un idioma distinto al español, ya que la fidelidad de las mismas con los documentos originales viene garantizada por el traductor jurado mediante su certificación.


 ¿QUÉ HACE UN TRADUCTOR JURADO?

El traductor intérprete jurado es un profesional de la traducción jurada especializado en una combinación lingüística y está habilitado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España para llevar acabo y certificar traducciones oficiales.

El traductor intérprete jurado tiene capacidad legal para traducir de un idioma extranjero a una de las lenguas oficiales de España y viceversa. El traductor jurado certificará en cada traducción jurada, a través de su firma y sello, que la traducción es fiel y exacta a la del idioma original y así reviste el documento de validez legal ante el organismo público o privado que lo requiera, convirtiéndose de esta forma el traductor jurado es una especie de fedatario dando fe y respondiendo de su traducción jurada mediante su sello y firma ante los organismos destinatarios.